NUEVO LAREDO.- Organismos, institutos, escuelas, particulares hacen posible la creación de una biblioteca en el poniente de la ciudad al lograr reunir miles de ejemplares literarios

Buena parte de Nuevo Laredo se volcó a la Explanada Esteban Baca Calderón a donar sus libros, para crear una biblioteca en el poniente, tarea que se ha echado a cuestas la Fundación Heriberto Deándar Amador.

Ayer simplemente la ciudadanía, con su gesto de cooperación, dijo en cada uno de los asistentes que somos más los que deseamos muchas cosas buenas para nuestra propia gente.

Más de 6 mil ejemplares de todo tipo fueron donados por grupos, escuelas, organismos, individuos, por la gente buena de Nuevo Laredo.

“Es una declaración pública de que la sociedad quiere cambiar la ciudad y a su población para algo bueno, algo muy positivo; vamos a abrir pronto una biblioteca con todo este acervo donado por el pueblo”, dijo un entusiasmado Heriberto Cantú Deándar, presidente de la Fundación Heriberto Deándar Amador.

“Independientemente del más amplio y mejor uso que le demos al regalo literario, de sabiduría que el pueblo le hace al propio pueblo, con el tiempo iremos perfeccionado todo esto, para un mejor resultado, una mayor efectividad y cobertura”, dijo el también director editorial de El Mañana.